Escrito por Tendenzias

Grecia: El Monte Athos

aTHOS

Existe un lugar en el mundo en el que el viajero se convierte en huésped de una montaña. Una montaña intolerablemente prohibida para mujeres y sólo digna de una leyenda de otro siglo. El monte se encuentra en la península Calcídica, en Grecia. Monte que, en la lengua original, se conoce como Aghion Oros, Monte Santo y que por circunstancias históricas es uno de los lugares más santos y venerados de la cristiandad. El Monte Athos es algo así como una república religiosa que ignora a turistas y visitantes. Es por ello, que sólo puede ser visitado por estudiantes y profesores de teología, filosofía, bellas artes e historia, investigadores o personalidades importantes. El diamonitirion es la autorización que esta élite necesita para su estancia en el cualquiera de los veinte conventos de la península, este valioso documento proporciona alojamiento, alimento, protección y asistencia mientras se es huésped.
Se accede a él por medio de pequeñas barcas que llegan a un embarcadero bajo el Monasterio de Simón Petra o a pie. En siglos pasado, la presencia de piratas y sarracenos en las costas hizo que muchos conventos adoptaran estructuras cerradas y bien fortificadas. De esta forma, bordeando la costa en barco es posible divisar varios monasterios al borde mismo de la roca, metáfora arquitectónica de la voluntad de aislamiento de los monjes que viven aquí. El geógrafo Strabone escribió que “Aquellos que viven en su cima ven levantarse el sol del mar oriental tres horas antes que los otros”. Strabone no andaba desencaminado al señalar la altura de este monte de alrededor de 2000 metros de altura, hecho que también contribuyó a que, entre los siglos V y IX de nuestra era, viviesen allí cientos de anacoretas y místicos atraídos por la soledad del lugar.

Texto: Mar Palomares Marín
Foto: Flick

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos