Escrito por

El pórtico de la catedral de Berna

Cuando visitas Berna te ves en vuelto en calles de piedra con infinitos arcos, aire puro y una arquitectura tan bella que sólo puedes mirar y mirar continuamente para intentar memorizar cada una de sus piedras.

En Berna hay muchos lugares que no puedes dejar de visitar, uno de ellos es la catedral que tiene como patrón a San Vicente y se encuentra dentro del casco antiguo de la ciudad.

Se comenzó la construcción en 1421, en un principio, esta catedral nació siendo católica pero las obras, finalmente, fueron terminadas por los protestantes, de ahí que esa sea la religión que se procesa dentro de este templo.

El pórtico principal data de 1475 y se la considera la obra más importante del gótico tardío, es algo espectacular que tienes que observar con tiempo para enmarcar en tu mente cada una de las figuras representadas en el tímpano.

En el tímpano están presentes 161 personajes con los cuales pretenden simbolizar el cielo y el infierno. Entre las dos puertas podrás ver a Justicia y dos ángeles que observan respectivamente a las vírgenes y a las necias.

Las vírgenes serían aquellas que llevan el farol alumbrado porque consiguieron ir a tiempo a por el aceite necesario para alumbrarlo. Mientras que las necias serían aquellas que no lo lograron, por ello lloran y se lamentan.

Si pasáis por Berna y os acercáis a la catedral, es mucho mejor verla con una guía que te explique los entresijos de tanta belleza y tanta historia tras esa obra.

Al salir de la catedral, detrás de ella podréis entrar a un parque arbolado con castaños de indias, si lo recorréis podréis ver unas vistas maravillosas del río Aare.

Imagénes: Panoramio-Mª Jesús

Vía: swissinfo

loadInifniteAdd(44636);