Escrito por

Singapur: isla futurista

singapur.jpg

Singapur está formada por una isla principal, con apenas colinas y algunas formaciones coralinas frente a sus costas, y 59 islas menores adyacentes localizadas junto al extremo meridional de la península malaya, pero separadas de ella por el estrecho de Johore. Al sur, el estrecho de Singapur distancia la ciudad-Estado del archipiélago indonesio de Riau; este canal se une, a su vez, con el océano Indico al oeste y con el mar de la China al este.

Entre los numerosos cauces fluviales que surcan el territorio, el mayor es el río Seletar, con apenas 15 kilómetros de recorrido.
El clima en Singapur es húmedo y tropical, registrándose una temperatura media de 27ºC y unas precipitaciones anuales de 2.400 milímetros de promedio, concentradas principalmente durante la época de lluvias, entre noviembre y enero.
La unidad monetaria es el dólar de Singapur, que a su vez se divide en 100 centavos. La peseta no tiene cotización oficial en el país, por lo que es aconsejable viajar con dólares o cualquier otro tipo de moneda fuerte como libras esterlinas o marcos alemanes.
Las tarjetas de crédito son un medio de pago comúnmente admitido en cualquier parte del territorio.
El aeropuerto de Changi, a 20 kilómetros de Singapur, se encuentra muy bien comunicado con la ciudad, gracias a la gran cantidad de taxis siempre disponibles, al eficientísimo servicio de autobuses y al recién inaugurado tramo de ferrocarril subterráneo que une el aeropuerto con el centro de la ciudad en 30 minutos. Por su parte, el metro de Singapur es, además de rápido, tan limpio y moderno como la propia ciudad. También se puede alquilar un automóvil en el aeropuerto o en las mayoría de los hoteles, y si el viajero decide desplazarse a alguna de las islas próximas, deberá tomar el transbordador en Jardine Steps.

singapur2.jpg

El Barrio Chino es sin duda, una de las zonas más interesantes de la ciudad, y aún lo era más hace unos años, antes de que el fuerte acoso de la especulación inmobiliaria comenzara a devorar poco a poco una zona en la que aún es posible encontrar numerosos restaurantes en cuyas vitrinas se arraciman colgados los patos lacados; tiendecitas que disponen de los más variados objetos procedentes de la cercana China; y numerosos templos en los que el penetrante olor a incienso es omnipresente.

En Singapur existen multitud de templos, a cual más atrayente, de cada una de las distintas religiones practicadas en el país. Merece la pena que el viajero se de una vuelta por el de Thian Hock Heng, en pleno barrio chino, que fue transportado íntegramente desde China a mediados del siglo XIX, y también por Sri Mariamman, en South Bridge, un templo hinduista que, a primera vista, parece recordar una inmensa falla de abrumador colorido y repleta de vistosos ninots donde, en ocasiones especiales, es posible presenciar una curiosa ceremonia en la que los fieles caminan sobre ardientes brasas esparcidas por el suelo. También resulta muy interesante visitar la Sultan Mosque de North Bridge, la mezquita más importante de Singapur; el Templo de las Mil Luces de Race Course, donde se custodia una inmensa imagen de Buda espléndidamente iluminada; y el impresionante y cercano templo hinduista de la calle Serangoon.
Artículos relacionados: Página oficial de Singapur